Amistad, divino tesoro

Dentro de todo lo que valoramos en la vida, hay tres  cosas que son más que fundamentales para sentirnos mejores personas: salud, amor y dinero. Las tres son los pilares más importantes para tenerlo todo. 

Si miramos con lupa al pilar del amor tenemos el amor a la familia y el que se comparte con la pareja correspondiente.  

Pero el que nos hace más sociables es el amor a los amigos. Con ellos compartimos casi prácticamente todo nuestro tiempo de ocio.  La amistad es también el motor que nos lleva a tener más vida social. 

 Las dos caras de la amistad

También hay que tener en cuenta y al mismo tiempo mucho cuidado con el tipo de amistad que estemos iniciando. Hay un tipo de amistad denominado “malas compañías” que es aquella que se aprovecha de  tus debilidades y solo quiere hacerte la vida imposible. 

En cambio, los buenos amigos son aquellos que te llevan por el buen camino, los que te aconsejan pero sobre todo los que se preocupan por ti.

Ese tipo de amistad es la que nos interesa porque es muy seguro que nunca te fallará cuando más la necesites.

Vínculos duraderos 

En este sentido, siempre que puedas debes intentar mantener esas buenas amistades, muchas de ellas se suelen forjar desde la niñez, y con el tiempo, esa afinidad se hace eterna.

Si de algo hay que presumir en esta vida es precisamente de tener amistades por todas partes, de sentirse apreciado por todos aquellos que te necesitan.  

Sobre todo de tener esa compañía que toda persona necesita para compartir esas aventuras y desventuras que alguna vez formarán parte de esta carrera de fondo de nuestro destino. 

Como dice el sabio refranero: “el que tiene un amigo, tiene un tesoro”.

Shares

Deixa un comentari

L'adreça electrònica no es publicarà.

Catalan   English   French  Spanish