EN UNA NOCHE DE LUNA PLATEADA

Contemplaré el cielo estrellado

Dónde la luna descansa como un espejo abierto,

Como una ventana más

En esa noche de luciérnagas bellas

Colgadas en ese mismo techo de sombras negras.

Y aún así me quedaba embobada, ensimismada,

En esa nocturnidad que pesaba

Como un regalo ciego.

¡Y miraba!

Disfrutaba con alegría

En ese campo de nubes oscuras.

¡Era todo perfecto!

El agua como un manto reflejo.

La arena se había vuelto como un topacio.

Era mi noche para pensar, soñar,

En el universo blanco, fugaz.

Se había convertido en algo dulce y abierto.

Era la plata de un sueño.

Shares

Deixa un comentari

L'adreça electrònica no es publicarà.

Catalan   English   French  Spanish