Incertes Glòries

LAS INCIERTAS GLORIAS

La plaza de las Glòries Catalanes, conocida popularmente como de las Glòries, lleva años siendo objeto de diversas transformaciones. El último proyecto de remodelación de este nudo viario (ya es el cuarto) ha quedado en suspenso sine die.

LA PIEDRA ANGULAR DE UN PROYECTO URBANÍSTICO

La plaza de Les Glòries Catalanes nació en 1859 como parte del plan de desarrollo y expansión del Eixample concebido por Ildefons Cerdà. En este punto neurálgico, que delimita los distritos del Eixample y Sant Martí, convergen las tres principales arterias de Barcelona: avenida Diagonal, Gran Via de Les Corts Catalanes y avenida de la Meridiana.

CONDICIONADA POR LOS COCHES

En 1958, el Ayuntamiento de Barcelona, ​​gobernado por el alcalde José María Porcioles, emprendió la primera remodelación de la plaza de Les Glòries Catalanes, la cual se convirtió en una realidad en 1961. Consistía en un viaducto elevado semicircular que conectaba la Gran vía de las Cortes Catalanas (entonces avenida de José Antonio Primo de Rivera) con la avenida de la Meridiana. Esta ordenación viaria obedecía al incremento del parque automovilístico, dominado por el Seat 600.

vila1

AUTOPISTA URBANA

En 1966, Porcioles, en su política en pro del vehículo particular, puso en marcha una segunda reforma de la plaza. Una de las propuestas que se pusieron sobre la mesa sugería un nudo viario compuesto por varias rampas de conexión elevadas, muy en la línea de lo que existió en la madrileña glorieta de Atocha entre 1968 y 1986.

Sin embargo, el resultado final, ultimado en 1972, fue una bifurcación en dos ramales que, por un lado, daba continuidad a una Gran Vía de las Cortes Catalanas acabada de ampliar hasta el Besòs. Por otro, enlazaba con el inicio de la avenida Meridiana, que se había consolidado como una autopista urbana. Entre los viaductos conectores (se cruzaban mediante un puente metálico) se construyó un parque con un estanque artificial.

CON VISTAS A BARCELONA’92

Casi veinte años después de su inauguración, la bifurcación de las Glòries dio paso a la anilla viaria (similar a la existente en los años 60, pero más completa), alrededor de la que discurrían los dos viaductos de la Gran Vía de Las Cortes Catalanas formando una especie de elipsis. La reforma, no exenta de polémica, formaba parte del proyecto de remodelación de Barcelona con vistas a los entonces inminentes Juegos Olímpicos.

Un hito conseguido en el marco de lo que se conoció como el tambor, fue la prolongación de la avenida Diagonal hasta la fachada marítima de la ciudad Condal, propiciada por el Foro de las Culturas de 2004.

glories4

PROYECTO EN VIA MUERTA

Tras el desmantelamiento del anillo viario de Glòries, en 2009 (Jordi Hereu era el alcalde de Barcelona), este cruce estratégico se quedó en el limbo, hasta que a principios de 2015, en el tramo final del mandato de Xavier Trias, se convocó un concurso de diseños para la futura plaza. De todas las propuestas presentadas, la elegida fue la llamada Canópia, consistente en un paso subterráneo que cruzaría la Gran Vía por debajo de un espacio ocupado por un gran parque. El proyecto también contempla un intercambiador que conectaría la estación de metro de Glòries (línea 1) con la parada de inicio y final del Trambesòs. Sin embargo, las obras para que la idea se materialice en una realidad se encuentran paradas desde hace meses, y la previsión es que se reanuden este marzo.

EL ENTORNO DE LAS GLÒRIES

El entorno de Glòries está conformado por equipamientos como el Teatro Nacional de Cataluña (TNC); el Museo del diseño, impulsado por el Fomento de las Artes Decorativas (FAD) o el centro comercial Glòries, erigido sobre el solar que había ocupado la antigua fábrica de máquinas de escribir Olivetti.

Por encima de estos edificios de uso público, destaca la torre Agbar, diseñada por el arquitecto francés Jean Nouvel y conocida popularmente como el “supositorio” por su forma ojival. En Les Glòries se ubican Los Encants, también llamado mercado de Bellcaire.

A lo largo de su historia la plaza de Les Glòries Catalanes ha sufrido cuatro mutaciones. A la última no se le ve un horizonte cercano; razón por la cual, se le ajusta mejor el nombre de Plaza de Las Inciertas Glòries.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>