mussol_BR

CUANDO LAS MARCAS BRILLABAN EN LO MÁS ALTO

Hasta hace unos 20 años, en Barcelona, ​​como en otras ciudades de España, predominaban los rótulos luminosos con marcas comerciales, instaladosen azoteas de edificios estratégicos (ubicados en puntos neurálgicos como plazas, donde fueran visibles). Estos artefactos contribuyeron a definir el paisaje nocturno de la ciudad.

EPICENTRO LUMINOSO

La plaza Cataluña de Barcelona, ​​ha sido (y es) por antonomasia la yema del huevo de la capital catalana. Es por este motivo que, los hoy desaparecidos edificios delimitaban este espacio, estaban coronados por vallas eléctricas que hacían atractivas marcas de todo tipo.

Cuando los grandes almacenes El Corte Inglés de la plaza Cataluña se inauguraron en 1962, tan sólo ocupaban un tercio de su superficie actual. Por el lado izquierdo, colindaba con el edificio Casa Vicens Ferrer, en la azotea del que brillaron los logotipos de Veterano, Gallina Blanca o Iberia, entre otros.

Con la primera ampliación de El Corte Inglés (concluida en 1970) por el lado de la ronda San Pedro, sólo quedaba derecho del edificio Casa Sicart, coronado por marcas como Renault, Seiko o Akai. La segunda ampliación y reforma integral, llevada a cabo en 1991, se llevó por delante el inmueble construido en 1867 y reformado en 1903.

EL BRILLO EXTINGUIDO DE LA ZONA ALTA

En distritos como Sant Gervasi, algunos edificios de viviendas lucían vallas luminosas en sus azoteas. Encima de la confluencia Vía Augusta-Zaragoza, predominaba, primero el logotipo de Inlingua (nombre de una academia de idiomas), para posteriormente ser reemplazado por uno de Airtel. A raíz de la absorción de la compañía de telefonía por parte de Vodafone, actualmente, el inmueble de planta semicircular está coronado por su logotipo. Sin embargo, actualmente permanece permanentemente apagado.

Unos metros más arriba, sobre el edificio en el que convergen vía Augusta y Balmes, fue instalado un panel luminoso. Primeramente lució la marca de electrónica Sanyo. Después le tomó el relevo el anuncio de Keldenich, concesionario oficial BMW ubicado una esquina más abajo, en un local vacío.

En la azotea del edificio contiguo (en la esquina con la calle Guillermo Tell), hasta finales de los 80, se iluminaba el rótulo de Caja de Barcelona, ​​de la que había una sucursal en la cercana plaza Molina. La fusión entre la entidad de ahorros y La Caja de Pensiones (actualmente Caixabank) motivó la retirada del logotipo luminoso, siendo sustituido por el ya eliminado de la inmobiliaria Don Piso.

rotulo-luminoso-barcelona-plaza-francesc-macia-4-caser-vsa-comunicacion

LOS ÚLTIMOS SUPERVIVIENTES

Todavía quedan en Barcelona algunos rótulos publicitarios en activo. Un claro ejemplo lo encontramos en la plaza Francesc Macià. En este cruce, se ubica un largo edificio cóncavo de estilo parisino que se extiende entre las avenidas de Pau Casals y Diagonal. Sobre su cúspide han brillado marcas tan dispares como Campari, Pascual, Hyundai, Coca-Cola o Danone, la más veterana en la antigua plaza Calvo Sotelo. Los dos únicos rótulos comerciales que permanecen en funcionamiento sobre el señorial inmueble son los de la citada Danone y el de la aseguradora Caser.

En el lado opuesto de la plaza, arriba del edificio delimitado por la avenida Josep Tarradellas y la calle Conde de Urgell, predominaba el rótulo anunciando la firma Bimbo. Actualmente, su lugar lo ocupa el logotipo de Yoigo, el cual se ilumina en cuatro combinaciones cromáticas diferentes.

EL PORQUÉ DE TODO EL APAGADO

Barcelona ha experimentado un gran descenso de rótulos comerciales elevados. Esto se debe a que el Ayuntamiento decidió suprimir la mayoría a finales de los 90. Las razones que el Consistorio municipal esgrimió, se sustentaban en criterios medioambientales.

Hay que tener en cuenta que este tipo de instalaciones se iluminan mediante tubos de neón, un gas noble con propiedades incandescentes. Por esta circunstancia, fueron considerados una fuente de contaminación lumínica.

mussol

TAN VISTOSO COMO OBSERVADOR

La ley municipal que suprimía los logotipos de grandes dimensiones en las azoteas, condenó al desmantelamiento, entre otros, el situado en la confluencia de la avenida Diagonal con Mallorca (frente a la plaza Verdaguer). Se trata de la silueta del búho, símbolo de la empresa de rótulos Roura. Esta valla luminosa, instalada en los años 60, fue indultada gracias a que muchos ciudadanos de Barcelona lo veían como un elemento indisociable del paisaje urbano.

Del búho, actualmente sin el nombre de Roura, sólo se encienden sus enormes ojos (mínimamente), observando desde las alturas.

Debido a las restricciones lumínicas, las noches de Barcelona ya no predominan tantos carteles corporativos como años atrás, cuando las marcas brillaban en lo más alto.

One Comment on “CUANDO LAS MARCAS BRILLABAN EN LO MÁS ALTO

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>